Páginas vistas en total

jueves, 16 de agosto de 2012

Accidentes Domésticos


Peligros de la casa y del tabaco





En estos días hemos sabido una noticia terrible, una mujer embarazada, moría al hacer explosión una olla a presión en su casa.

Desde aquí la encomendamos a ella y a toda su familia y amigos, y confiamos a Dios a su hijito no nacido.

Continuamente nos están dando el tostón sobre lo malísimo que es fumar y no solo para el que fuma sino para todo el que esté cerca del desaprensivo que se atreva a semejante desafuero. A los pobres fumadores los persiguen, los arrojan a la calle, los avergüenzan y...encima los fríen a impuestos.Nunca entenderé la hipocresía del estado que prohibe fumar y al mismo tiempo se lucra de forma abusiva a costa de los fumadores.

Hacen una publicidad contra los fumadores tan agresiva que hay quienes piensan que si no fumas no te mueres de nada. Bueno o...si te mueres lo harás con una salud de hierro :).

Desde siempre se ha sabido, al hilo de la triste noticia, que el entorno doméstico es el escenario de la mayor parte de los accidentes y no solo en niños. La mayoría de las caídas, quemaduras, intoxicaciones y un largo etcétera se producen en nuestra propia casa. Entre mis familiares no faltan, por desgracia, algún niño que ha muerto por beber lejía o algún adulto que ha resbalado al salir de la ducha y se ha partido un brazo. Por lo general, en los domicilios de familias numerosas, figura en sitio bien visible el número de teléfono del Instituto de Toxicología para consultar qué hacer ante  la ingesta inesperada de algún agente potencialmente tóxico por parte de alguno de los miembros más pequeños de la familia; en mi familia ya éramos "íntimos amigos" de los que trabajaban en dicho centro.

Por desgracia, tiene que ocurrir un accidente grave para que seamos conscientes de los peligros domésticos; eso de que "como en casa en ninguna parte" tiene sus limitaciones si no se toman medidas elementales de prudencia y orden.

Si vemos un paquete de tabaco se pueden leer o ver los peligros de ese feo vicio, pero ¿creen ustedes que el estado se preocupa de nuestra salud por ello? , de ninguna manera, de lo que se preocuparía es de que todos dejaran de fumar pues se les acabaría el negocio, lo de los avisos es solo para evitar que los perjudicados por el tabaco puedan demandarlos...ya os avisamos alegarán. Y mientras, a cobrar impuestos.

Yo he sido fumador empedernido y puedo hablar de la dependencia que crea el tabaco y por ello me compadezco de los que querrían dejarlo y no lo consiguen y me indigna la persecución a la que someten a los fumadores.

Hay veces que llegué a pensar que las campañas antitabaco eran sibilinas maniobras para desunir familias; la insistencia de los peligros de los "fumadores pasivos" me sonaban a eso de divide y vencerás pero aplicado al hogar. Tal vez se me cruzaban los cables pero tampoco me extrañaría demasiado :)

Es algo chocante que en una empresa haya un plan de seguridad con instrucciones precisas ante las posibles causas de accidente y que en una familia no haya ni luces de emergencia (por poner un ejemplo).

En fin que para mí, las terribles campañas antitabaco son la tapadera de riesgos mucho mayores que amenazan a los ciudadanos de a pié (y los que van en bici también) y que ni se habla de ellas. Yo no voy a hablar para no alarmar más...nada nada, si no fumas serás feliz...solo faltaría que declararan fumar pecado :(

Ahora lo que me apetecería sería fumarme un cigarrito pero, como llevo siete años sin fumar, me aguanto.


QDOB


No hay comentarios:

Publicar un comentario