Páginas vistas en total

miércoles, 15 de agosto de 2012

No seáis brutos




Delicadeza, por favor




Hoy ando un poco distraidillo, he intentado dos veces entrar aquí para escribir algo y me he equivocado de tecla y me ha salido un juego de romper bolitas, ya que estaba eché una partida :(.

Pues lo dicho, que necesito centrarme...eso de centrame y no sé por qué me recordó una especie de chiste que iba de un pueblo en el que los paisanos eran algo brutos; celebraron un partido de fútbol el día de la fiesta y , al día siguiente, iba uno cojeando con la pierna escayolada; se encuentra a un amigo que le pregunta qué le había pasado a lo que el aludido contesta: pues nada que en el partido de ayer iba a tirar un córner y se me atravesó un cerdo de quince arrobas...qué mala suerte no? comentó el amigo...qué va...mala suerte el que lo remató de cabeza :).

Un poco brutos si señor. Me acordaba yo de unas historietas cuyo protagonista era Agamenón que "hacía fuerza para ser bruto", bueno en realidad eso de hacer fuerza para ser bruto se nos decía a los de mi pueblo, pero voy a dejar el tema por si se han vuelto "fisnos" y se ofenden :(

Ahora los chavales también "hacen de las suyas" y a nosotros, que ya se nos olvidó las que hacíamos hasta nos "indigna" su comportamiento. Es que no hay nada nuevo bajo el sol.

El pecado original es el que cometieron nuestros primeros padres Adán y Eva, todos los demás pecados de originales tienen poco, en el sentido de que nuestras miserias son las mismas que las de los antiguos. Hay veces que nos da "reparo" o vergüenza el acudir al Sacramento del Perdón porque...¿qué pensará el sacerdote?. Pues nada hijo mío, que no hay nada original.

Decía San Josemaría que el demonio nos quita la vergüenza para pecar y nos la devuelve a la hora de ir a confesarnos. Lo mejor, cuando acudimos a la penitencia es "soltar el sapo", eso que nos gustaría que no se supiera y después...¡qué paz!

Ahora en lugar de "soltar el sapo" hay quienes dicen "verbalizar"...o sea, decirlo...qué manera de complicar las cosas ¿no?

Para confesarse bien, lo mejor es la Contrición, es decir dolor de haber ofendido a Dios que es infinitamente bueno , que nos ama y que nos ha redimido, pero para recibir el perdón de nuestras faltas y pecados es suficiente la Atrición que es pesar de haber ofendido a Dios por la fealdad del pecado o por miedo de la condenación eterna.

Ya sabéis , santo no es quien nunca cae sino el que siempre se levanta.

Vaya, ya me salió un post de catequesis


QDOB


No hay comentarios:

Publicar un comentario